Liturgia y santoral 10/9/14 MIÉRCOLES

FERIA
– 1Cor 7, 25-31. ¿Estás unido a una mujer? No busques la separación. ¿Estás libre? No busques mujer.
– Sal 44. R. Escucha, hija, mira: inclina el oído.
– Lc 6, 20-26. Dichosos los pobres; ¡ay de vosotros, los ricos!
20 Y él, alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: «Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios.
21 Bienaventurados los que tenéis hambre ahora, porque seréis saciados. Bienaventurados los que lloráis ahora, porque reiréis.
22 Bienaventurados seréis cuando los hombres os odien, cuando os expulsen, os injurien y proscriban vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del hombre.
23 Alegraos ese día y saltad de gozo, que vuestra recompensa será grande en el cielo. Pues de ese modo trataban sus padres a los profetas.
24 «Pero ¡ay de vosotros, los ricos!, porque habéis recibido vuestro consuelo.
25 ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis hartos!, porque tendréis hambre. ¡Ay de los que reís ahora!, porque tendréis aflicción y llanto.
26 ¡Ay cuando todos los hombres hablen bien de vosotros!, pues de ese modo trataban sus padres a los falsos profetas

SANTORAL:
Nuestra Señora de las Maravillas. Santos: Hilario, papa; Nicolás de Tolentino, confesor; Salvio, Salvino, Agapio, Auberto, Teodardo, Pedro, obispos; Menodora, Metradora, Ninfodora, Nemesiano, Félix, Lucio, Félix, Liteo, Poliano, Víctor, Jaderes, Dativo, Sóstenes, Apeles, Lucas, Clemente, mártires; Teodardo, confesor; beatos Francisco Gárate, Francisco Morales Sedeño y José Salvanés de San Francisco, mártires; Pulqueria, emperatriz.

Imagen
SAN PEDRO DE MEZONZO, OBISPO S. X
Nació en el norte de Galicia en la primera mitad del siglo X. Aún niño ingresó en el monasterio de Santa María de Mezonzo y de allí, ordenado presbítero, fue al de Sobrado dos Monjes antes del año 960. En Sobrado fue abad. Más tarde, lo fue del monasterio compostelano de Antealtares, coincidiendo con la presencia en el de san Rosendo. En el año 995 es obispo de Compostela. En su tiempo se produce la razia de Almanzor, en la que el santo obispo dio ánimos a sus fieles llenos de temor, pidiendo la ayuda de María Santísima, para la que compuso la Salve Regina. Libró de la profanación las reliquias del santo Apóstol. Reconstruyó, además la Catedral.