Liturgia y santoral 22/10/13 Fiesta: Dedicación Catedral

Fiesta: Dedicación de la Iglesia Catedral
– Rom 5, 12. 15b. 17-19. 20b-21. Si por el delito de uno solo la muerte inauguró su reinado, con más razón reinarán en la vida gracias a uno solo.
– Sal 39. R. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.
– Lc 12, 35-38. Bienaventurados aquellos criados a quienes el señor, al llegar, los encuentre en en vela
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Estén listos, con la túnica puesta y las lámparas encendidas. Sean semejantes a los criados que están esperando a que su señor regrese de la boda, para abrirle en cuanto llegue y toque. Dichosos aquellos a quienes su señor, al llegar, encuentre en vela. Yo les aseguro que se recogerá la túnica, los hará sentar a la mesa y él mismo les servirá. Y si llega a media noche o a la madrugada y los encuentra en vela, dichosos ellos”.

SANTORAL:
Santos: María Salomé, discípula del Señor; Marcos, Alejandro, Felipe, Abercio, Melanio, Donato, Valerio, Símaco, Verecundo, obispos; Eusebio, Hermetes, Heraclio, Nunilo (Novila = Nunilona), Alodia, Córdula, Ana, Teodota, Gliceria, Isabel, mártires; Severo, presbítero.

Imagen
El día de la Dedicación de su Catedral, que tuvo lugar el 22 de octubre de 1882, siendo arzobispo de Valladolid Benito Sanz y Forés.
La Iglesia Catedral, “por la majestad de su construcción, es signo de aquel templo espiritual, que se edifica en las almas y que resplandece por la magnificencia de la gracia divina”, según dice el Apóstol Pablo: “Vosotros sois templo de Dios vivo” (2 Co 6, 16), según informaron a Europa Press fuentes del Arzobispado de Valladolid.
La Iglesia Catedral se ha considerado el centro de la vida litúrgica de la Diócesis. Por ello, los organizadores de dicha conmemoración ven necesario inculcar en el ánimo de los fieles el amor y la veneración hacia la Iglesia Catedral. Para esto es muy conveniente la celebración anual de su dedicación.
La Dedicación es un rito por el que algo -especialmente un edificio o lugar- se destina a que cumpla una finalidad sagrada propia, exclusiva y para siempre. En el caso de una catedral, la dedicación adquiere particular relevancia pues este templo simboliza a la Iglesia particular en que la Iglesia Universal se hace viva. E l rito de la dedicación, que se recuerda solemnemente cada año en la fecha que se realizó, incluye diversos gestos como una procesión solemne, aspersión con agua, canto de las letanías de los santos, colocación de una urna con reliquias de santos, unción del altar y de las cruces…etc.
Los planos de la Catedral, que destaca por su sobriedad y geometría, fueron elaborados por Juan de Herrera, autor de El Escorial, y comenzó a construirla su discípulo Diego de Praves en 1589. A petición del rey vallisoletano Felipe II, el Papa Clemente VIII en 1595 creó la diócesis de Valladolid y elevó la iglesia mayor a la categoría de Catedral.
Las obras no pudieron continuar por falta de recursos económicos, y lo que hoy se conserva, parte de las naves, fue inaugurado solemnemente el 26 de agosto de 1668, aunque la dedicación no tuvo lugar hasta el 22 de octubre de 1882, a cargo del arzobispo Benito Sanz y Forés