Liturgia y santoral 23/7/15 Fiesta: SANTA BRÍGIDA

Fiesta: SANTA BRÍGIDA, religiosa, patrona de Europa
– Gál 2, 19-20. Vivo yo, pero no soy yo, es Cristo quien vive en mí.
– Sal 33. R. Bendigo al Señor en todo momento.
– Jn 15, 1-8. El que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante
1 «Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador.
2 Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto.
3 Vosotros estáis ya limpios gracias a la Palabra que os he anunciado.
4 Permaneced en mí, como yo en vosotros. Lo mismo que el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid; así tampoco vosotros si no permanecéis en mí.
5 Yo soy la vid; vosotros los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada.
6 Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera, como el sarmiento, y se seca; luego los recogen, los echan al fuego y arden.
7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y lo conseguiréis.
8 La gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto, y seáis mis discípulos.

SANTORAL:
Santos: Brígida de Suecia, fundadora y Patrona de Europa; Rómula, Redenta, Erundina, vírgenes; Trófimo, Teófilo, Vicente, Apolonio, Eugenio, Primitiva, Rasifo, Bernardo, María, Gracia, mártires; Casiano, Hidulfo, Olimpio, confesores; Apolinar, Liborio, Vodino, obispos; Felipe del Corazón de María, Nicéforo, Zacarías y compañeros mártires Pasionistas de Daimiel (beatos).

Imagen
Fiesta de santa Brígida, religiosa, nacida en Suecia, que contrajo matrimonio con
el noble Ulfo, de quien tuvo ocho hijos, a todos los cuales educó piadosamente,
y consiguió al mismo tiempo, con sus consejos y su ejemplo, que su esposo
llevase una vida de piedad. Muerto éste, peregrinó a muchos santuarios y dejó
varios escritos, en los que habla de la necesidad de reforma, tanto de la cabeza
como de los miembros de la Iglesia. Puestos los fundamentos de la Orden del
Santísimo Salvador, en Roma pasó finalmente de este mundo al cielo