Liturgia y santoral 24/11/16 MO: Ss. Mateo Alonso y José Fdez

MEMORIA OBLIGATORIA: San Mateo Alonso de Leciñana, presbítero, y san José Fernández de Ventosa, presbítero, mártires
Apocalipsis 18, 1-2. 21-23; 19, 1-3. 9a
¡Cayó la gran Babilonia!
Yo, Juan, vi un ángel que bajaba del cielo; venía con gran autoridad y su resplandor iluminó la tierra. Gritó a pleno pulmón: “¡Cayó, cayó la gran Babilonia! Se ha convertido en morada de demonios, en guarida de todo espíritu impuro, en guarida de todo pájaro inmundo y repugnante.”
Un ángel vigoroso levantó una piedra grande como una rueda de molino y la tiró al mar, diciendo: “Así, de golpe, precipitarán a Babilonia, la gran metrópoli, y desaparecerá. El son de arpistas y músicos, de flautas y trompetas, no se oirá más en ti. Artífices de ningún arte habrá más en ti, ni murmullo de molino se oirá más en ti; ni luz de lámpara brillará más en ti, ni voz de novio y novia se oirá más en ti, porque tus mercaderes eran los magnates de la tierra, y con tus brujerías embaucaste a todas las naciones.”
Oí después en el cielo algo que recordaba el vocerío de una gran muchedumbre; cantaban: “Aleluya. La salvación y la gloria y el poder son de nuestro Dios, porque sus juicios son verdaderos y justos. Él ha condenado a la gran prostituta que corrompía a la tierra con sus fornicaciones, y le ha pedido cuenta de la sangre de sus siervos.”
Y repitieron: “Aleluya. El humo de su incendio sube por los siglos de los siglos.”
Luego me dice: “Escribe: “Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero.””
Salmo responsorial: 99
Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero.
Aclama al Señor, tierra entera, / servid al Señor con alegría, / entrad en su presencia con vítores. R.
Sabed que el Señor es Dios: / que él nos hizo y somos suyos, / su pueblo y ovejas de su rebaño. R.
Entrad por sus puertas con acción de gracias, / por sus atrios con himnos, / dándole gracias y bendiciendo su nombre. R.
“El Señor es bueno, / su misericordia es eterna, / su fidelidad por todas las edades.” R.
Lucas 21, 20-28
Jerusalén será pisoteada por los gentiles, hasta que a los gentiles les llegue su hora
En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: “Cuando veáis a Jerusalén sitiada por ejércitos, sabed que está cerca su destrucción. Entonces los que estén en Judea, que huyan a la sierra; los que estén en la ciudad, que se alejen; los que estén en el campo, que no entren en la ciudad; porque serán días de venganza en que se cumplirá todo lo que está escrito. ¡Ay de las que estén encinta o criando en aquellos días! Porque habrá angustia tremenda en esta tierra y un castigo para este pueblo.
Caerán a filo de espada, los llevarán cautivos a todas las naciones, Jerusalén será pisoteada por los gentiles, hasta que a los gentiles les llegue su hora. Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje. Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues las potencias del cielo temblarán. Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube con gran poder y gloria. Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza; se acerca vuestra liberación”.

SANTORAL:
Román, presbítero; Mateo Alonso de Lenciñana y José Fernández de Ventosa, presbíteros y mártires; Ignacio Delgado y compañeros mártires; Protasio, Cianan, obispo; Porciano, abad; Román, presbítero; Crisógono, Fermina, Crescenciano, Alejandro y Felicísimo, mártires.

Imagen
San Mateo Alonso de Leciñana, OP, presbítero, mártir (Nava del Rey, 1702-Hanoi, Vietnam, 1745) y san José Fernández de Ventosa, OP, presbítero, mártir (Ventosa de la Cuesta, 1775-Nan-Dik, Vietnam, 1838)
Cuando miramos el firmamento nocturno, vemos cúmulos estelares. Los santos vienen también en cúmulos. Uno de tales cúmulos de santos es el de los 117 mártires vietnamitas canonizados en 1988. Al menos tres oleadas de persecución tuvieron lugar en Vietnam entre 1820 y 1862, cuando un tratado con Francia dio libertad religiosa a los católicos. De los 117 mártires, 96 eran vietnamitas, 11 españoles y 10 franceses. Cincuenta y nueve eran católicos laicos y 58 clérigos. San Andrés Dung-Lac, cuyo nombre es citado el primero en el día de su fiesta, era un cura de parroquia.
Una de las cosas más atractivas de los santos es que provienen de todos los continentes (excepto la Antártida). Más aún, provienen de todos los órdenes de la vida, desde los sirvientes hasta la realeza. Y provienen de toda nacionalidad. Todo tipo posible de personalidad está representado. Dicho en pocas palabras, los santos son una completa sección transversal de la humanidad.
Pese a sus enormes diferencias, los santos tienen ciertas características comunes. La primera es su enorme amor por Dios. En primer lugar, y ante todo, están enamorados de la divinidad. En segundo lugar, los santos nos dicen constantemente que no tengamos miedo. Una y otra vez dicen que mientras Dios esté con nosotros, ¿quién podría estar contra nosotros? Finalmente, los santos nos animan a convertirnos en los individuos únicos que fuimos creados a ser. Ninguno de ellos es igual que otro, y tampoco deberíamos nosotros ser ninguno, salvo nosotros mismos