Liturgia y santoral 24/3/20 MARTES

FERIA

Ezequiel 47,1-9.12

Vi que manaba agua del lado derecho del templo, y habrá vida dondequiera que llegue la corriente

En aquellos días, el ángel me hizo volver a la entrada del templo. Del zaguán del templo manaba agua hacia levante -el templo miraba a levante-. El agua iba bajando por el lado derecho del templo, al mediodía del altar. Me sacó por la puerta septentrional y me llevó a la puerta exterior que mira a levante. El agua iba corriendo por el lado derecho. El hombre que llevaba el cordel en la mano salió hacia levante. Midió mil codos y me hizo atravesar las aguas: ¡agua hasta los tobillos! Midió otros mil y me hizo cruzar las aguas: ¡agua hasta las rodillas! Midió otros mil y me hizo pasar: ¡agua hasta la cintura! Midió otros mil. Era un torrente que no pude cruzar, pues habían crecido las aguas y no se hacía pie; era un torrente que no se podía vadear. Me dijo entonces: “¿Has visto, hijo de Adán?” A la vuelta me condujo por la orilla del torrente. Al regresar, vi a la orilla del río una gran arboleda en sus dos márgenes.

Me dijo: “Estas aguas fluyen hacia la comarca levantina, bajarán hasta la estepa, desembocarán en el mar de las aguas salobres, y lo sanearán. Todos los seres vivos que bullan allí donde desemboque la corriente, tendrán vida; y habrá peces en abundancia. Al desembocar allí estas aguas, quedará saneado el mar y habrá vida dondequiera que llegue la corriente. A la vera del río, en sus dos riberas, crecerán toda clase de frutales; no se marchitarán sus hojas ni sus frutos se acabarán; darán cosecha nueva cada luna, porque los riegan aguas que manan del santuario; su fruto será comestible y sus hojas medicinales.”

 

Salmo responsorial: 45

El Señor de los ejércitos está con nosotros, nuestro alcázar es el Dios de Jacob.

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza, / poderoso defensor en el peligro. / Por eso no tememos aunque tiemble la tierra, / y los montes se desplomen en el mar. R.

El correr de las acequias alegra la ciudad de Dios, / el Altísimo consagra su morada. / Teniendo a Dios en medio, no vacila; / Dios la socorre al despuntar la aurora. R.

El Señor de los ejércitos está con nosotros, / nuestro alcázar es el Dios de Jacob. / Venid a ver las obras del Señor, / las maravillas que hace en la tierra. R.

 

Juan 5,1-3.5-16

Al momento aquel hombre quedó sano

En aquel tiempo, se celebraba una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Hay en Jerusalén, junto a la puerta de las ovejas, una piscina que llaman en hebreo Betesda. Ésta tiene cinco soportales, y allí estaban echados muchos enfermos, ciegos, cojos, paralíticos. Estaba también allí un hombre que llevaba treinta y ocho años enfermo. Jesús, al verlo echado, y sabiendo que ya llevaba mucho tiempo, le dice: “¿Quieres quedar sano?” El enfermo le contestó: “Señor, no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se remueve el agua; para cuando llego yo, otro se me ha adelantado.” Jesús le dice: “Levántate, toma tu camilla y echa a andar.” Y al momento el hombre quedó sano, tomó su camilla y echó a andar.

Aquel día era sábado, y los judíos dijeron al hombre que había quedado sano: “Hoy es sábado, y no se puede llevar la camilla.” El les contestó: “El que me ha curado es quien me ha dicho: Toma tu camilla y echa a andar.” Ellos le preguntaron: “¿Quién es el que te ha dicho que tomes la camilla y eches a andar?” Pero el que había quedado sano no sabía quién era, porque Jesús, aprovechando el barullo de aquel sitio, se había alejado. Más tarde lo encuentra Jesús en el templo y le dice: “Mira, has quedado sano; no peques más, no sea que te ocurra algo peor.” Se marchó aquel hombre y dijo a los judíos que era Jesús quien lo había sanado. Por esto los judíos acosaban a Jesús, porque hacía tales cosas en sábado.

 

 

SANTORAL:

  • San Aldemaro de Capua, Santa Catalina de Suecia, San Secúndulo de Mauritania, San Severo de Catania.
    • Beata Clotilde Micheli, Beato Diego José de Cádiz, Beato Juan del Báculo, Beata María Karlowska.

 

Santa Catalina de Suecia o santa Catalina de Vadstena (1331 o 1332-Vadstena, 24 de marzo de 1381) fue una religiosa católica sueca, monja brigidina y santa de la Iglesia Católica. Era hija de santa Brígida y su nombre se halla muy relacionado a la obra de su madre. Es considerada la santa patrona de las vírgenes y es invocada contra el aborto.
A los 12 o 13 años fue dada como esposa al caballero Egard von Kyren. Catalina, quien había vivido en un hogar de profundas convicciones religiosas, acordó vivir con su marido en castidad, la misma noche de bodas.
Cuando su madre abandonó Suecia para presentar en Roma las reglas de su nueva orden (del Santísimo Salvador), pasó muy poco tiempo antes de que Catalina se le uniera. En 1351 recibió la noticia de la muerte de su marido y decidió permanecer al lado de su madre en Roma hasta la muerte de ésta, participando en las actividades de oración, ayuda a los necesitados y peregrinaciones dentro y fuera de Italia. A la muerte de Brígida el 23 de julio de 1373, Catalina se convirtió en su heredera espiritual y como tal la sucedió a la cabeza de la nueva orden. Acompañó los restos mortales de su madre hasta Suecia, para sepultarla en el convento de Vadstena. Ella misma ingresó como monja dentro del convento y se convirtió en la primera abadesa del mismo.
En el verano de 1375 regresó a Roma para participar en las investigaciones sobre la canonización de Brígida. Permaneció en Italia hasta 1380, proveyendo información sobre la vida de su madre en Suecia, Italia y otros lugares, pero debido al cisma en la Iglesia su trabajo no llevó a ningún resultado. Sin embargo, consiguió la ratificación en la aprobación de las reglas de la orden brigidina, alrededor de 1378.
En 1380 regresó a Suecia y el obispado le entregó formalmente la dirección de la nueva orden religiosa. Falleció el 24 de marzo de 1381. Se realizaron investigaciones para la canonización de Catalina entre 1475 y 1477. Aunque la canonización nunca se llevó a cabo, en 1484 el papa Inocencio VIII dio la autorización para venerar a Catalina como santa en Suecia, y algunas de sus pertenencias fueron conservadas como reliquias.
Dentro de la Iglesia Católica su día festivo es el 24 de marzo, mientras que en Suecia es el 2 de agosto. Se le representa acompañada con una cierva, que de acuerdo a la tradición la ayuda para proteger la virginidad de las jóvenes de los hombres deshonestos. Se le han atribuido milagros en Suecia y en Italia, algunos de ellos en vida.

 

2020-03-24 00:00:01