Liturgia y santoral 30/10/14 JUEVES

FERIA
– Ef 6, 10-20. Tomad las armas de Dios, para poder mantener las posiciones.
– Sal 143. R. Bendito el Señor, mi Roca.
– Lc 13, 31-35. No cabe que un profeta muera fuera de Jerusalén.
31 En aquel mismo momento se acercaron algunos fariseos, y le dijeron: «Sal y vete de aquí, porque Herodes quiere matarte.»
32 Y él les dijo: «Id a decir a ese zorro: Yo expulso demonios y llevo a cabo curaciones hoy y mañana, y al tercer día soy consumado.
33 Pero conviene que hoy y mañana y pasado siga adelante, porque no cabe que un profeta perezca fuera de Jerusalén.
34 «¡Jerusalén, Jerusalén!, la que mata a los profetas y apedrea a los que le son enviados. ¡Cuántas veces he querido reunir a tus hijos, como una gallina su nidada bajo las alas, y no habéis querido!
35 Pues bien, se os va a dejar vuestra casa. Os digo que no me volveréis a ver hasta que llegue el día en que digáis: ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!»

SANTORAL:

Beata Bienvenida Bolani, virgen; Beato Domingo Collins, mártir; Cenobio y Teonesto, obispos; Julián, Euno, Macario, Saturnino, Máximo, Lucano y Eutropia, mártires.

Imagen
Domingo Collins, Beato
Mártir Jesuita
Domingo Collins nació hacia 1566 en la ciudad de Youghal, del condado de Cork, en Irlanda.
Tendría unos veinte años cuando partió para Francia. Allí decidió seguir la carrera militar, en la que tanto se distinguió que rápidamente es promovido al rango de capitán.
En 1598 hace una nueva opción de vida ingresando en la Compañía de Jesús en Santiago de Compostela, donde pronuncia su profesión perpetua como Hermano Coadjutor.
Vuelve a Irlanda en 1601, pero el 17 de junio de 1602 lo hacen prisionero los ingleses, que en vano forcejean por hacerle renegar de su fe. Condenado a muerte, fue ahorcado el 31 de octubre de 1602 en Youghal, ciudad donde había nacido.
Juan Pablo II lo beatificó, juntamente con otros dieciséis mártires irlandeses, el 27 de septiembre de 1992.