Liturgia y santoral 31/3/14 LUNES

FERIA
– Is 65, 17-21. Ya no se oirán gemidos ni llantos.
– Sal 29. R. Te ensalzaré, Señor, porque me has librado
– Jn 4, 43-54. Anda, tu hijo está curado
43 Pasados los dos días, partió de allí para Galilea.
44 Pues Jesús mismo había afirmado que un profeta no goza de estima en su patria.
45 Cuando llegó, pues, a Galilea, los galileos le hicieron un buen recibimiento, porque habían visto todo lo que había hecho en Jerusalén durante la fiesta, pues también ellos habían ido a la fiesta.
46 Volvió, pues, a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había un funcionario real, cuyo hijo estaba enfermo en Cafarnaúm.
47 Cuando se enteró de que Jesús había venido de Judea a Galilea, fue donde él y le rogaba que bajase a curar a su hijo, porque se iba a morir.
48 Entonces Jesús le dijo: «Si no veis señales y prodigios, no creéis.»
49 Le dice el funcionario: «Señor, baja antes que se muera mi hijo.»
50 Jesús le dice: «Vete, que tu hijo vive.» Creyó el hombre en la palabra que Jesús le había dicho y se puso en camino.
51 Cuando bajaba, le salieron al encuentro sus siervos, y le dijeron que su hijo vivía.
52 El les preguntó entonces la hora en que se había sentido mejor. Ellos le dijeron: «Ayer a la hora séptima le dejó la fiebre.»
53 El padre comprobó que era la misma hora en que le había dicho Jesús: «Tu hijo vive», y creyó él y toda su familia.
54 Esta nueva señal, la segunda, la realizó Jesús cuando volvió de Judea a Galilea.

SANTORAL:
Santos: Renovato (Renato), obispo; Amós, Joab, profetas; Balbina, virgen y mártir; Benjamín, diácono; Teódulo, Anesio, Félix, Cornelia (Nélida), mártires; David, Esteban, Guillermo, Agilulfo, Daniel; confesores; Guido, abad; María Mamala, beata.

Imagen
Santa Balbina (f. c. 130 AD), santa y mártir romana del siglo II, hija de San Quirino
El Papa San Alejandro (acta SS., Maii, I, 367 sqq.) hace mención a Balbina, que nació en la ciudad de Roma, hija de Quirino, antes gentil y después ilustre mártir de Jesucristo, que murió como mártir, siendo enterrado en la catacumba de Pretextato en la Via Apia. Su gracia fue venerada por muchos peregrinos que visitaban las catacumbas. La tradición dice que su hija Balbina, que había sido bautizada por San Alejandro, se mantuvo virgen y soltera durante toda su vida, fue enterrada al lado de su padre en la misma catacumba. Su festividad es el 31 de marzo. Usuardo habla de ella en su martirologio. Sus reliquias fieron llevadas a la catedral de Colonia durante la Edad Media