Liturgia y santoral 8/1/17 FIESTA: BAUTISMO DEL SEÑOR

FIESTA: BAUTISMO DEL SEÑOR
Isaías 42,1-4.6-7 Mirad a mi siervo, a quien prefiero
Salmo responsorial: 28 El Señor bendice a su pueblo con la paz.
Hechos de los apóstoles 10,34-38 Ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo
Mateo 3,13-17 Apenas se bautizó Jesús, vio que el Espíritu de Dios se posaba sobre él
En aquel tiempo, fue Jesús de Galilea al Jordán y se presentó a Juan para que lo bautizara. Pero Juan intentaba disuadirlo diciéndole: “Soy yo el que necesito que tú me bautices, ¿y tú acudes a mí?” Jesús le contestó: “Déjalo ahora. Está bien que cumplamos así lo que Dios quiere.” Entonces Juan se lo permitió. Apenas se bautizó Jesús, salió del agua; se abrió el cielo y vio que el Espíritu de Dios bajaba como una paloma y se posaba sobre él. Y vino una voz del cielo que decía: “Este es mi hijo, el amado, mi predilecto.”

SANTORAL:
Santos: Apolinar, obispo; Luciano, presbítero; Maximinano, Julián, Eladio, Eugeniano, mártires; Severino, abad; Paciente, Máximo, Erardo, Alberto, obispos; Severiana, abadesa; Jocundo.

Imagen
Bautismo del Señor
Fiesta con la que concluye el tiempo navideño. Nos brinda la oportunidad de ir, como peregrinos en espíritu, a las orillas del Jordán, para participar en un acontecimiento misterioso: el bautismo de Jesús por parte de Juan Bautista. Hemos escuchado en la narración evangélica: “mientras Jesús, también bautizado, oraba, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo sobre él en forma de paloma, y se escuchó una voz del cielo: “Tú eres mi Hijo predilecto, en ti me complazco” (Lc 3, 21-22)