Liturgia y santoral 1/12/20 MARTES

FERIA: 

Isaías 11,1-10

Sobre él se posará el espíritu del Señor

Aquel día, brotará un renuevo del tronco de Jesé, y de su raíz florecerá un vástago. Sobre él se posará el espíritu del Señor: espíritu de prudencia y sabiduría, espíritu de consejo y valentía, espíritu de ciencia y temor del Señor. Le inspirará el temor del Señor.

No juzgará por apariencias ni sentenciará sólo de oídas; juzgará a los pobres con justicia, con rectitud a los desamparados. Herirá al violento con la vara de su boca, y al malvado con el aliento de sus labios. La justicia será cinturón de sus lomos, y la lealtad, cinturón de sus caderas.

Habitará el lobo con el cordero, la pantera se tumbará con el cabrito, el novillo y el león pacerán juntos: un muchacho pequeño los pastorea. La vaca pastará con el oso, sus crías se tumbarán juntas; el león comerá paja con el buey. El niño jugará en la hura del áspid, la criatura meterá la mano en el escondrijo de la serpiente. No harán daño ni estrago por todo mi monte santo: porque está lleno el país de ciencia del Señor, como las aguas colman el mar. Aquel día, la raíz de Jesé se erguirá como enseña de los pueblos: la buscarán los gentiles, y será gloriosa su morada.

 

Salmo responsorial: 71

Que en sus días florezca la justicia, y la paz abunde eternamente

Dios mío, confía tu juicio al rey, / tu justicia al hijo de reyes, / para que rija a tu pueblo con justicia, / a tus humildes con rectitud. R.

Que en sus días florezca la justicia / y la paz hasta que falte la luna; / que domine de mar a mar, / del Gran Río al confín de la tierra. R.

Él librará al pobre que clamaba, / al afligido que no tenía protector; / él se apiadará del pobre y del indigente, / y salvará la vida de los pobres. R.

Que su nombre sea eterno, / y su fama dure como el sol: / que él sea la bendición de todos los pueblos, / y lo proclamen dichoso todas las razas de la tierra. R.

 

Lucas 10,21-24

Jesús, se lleno de la alegría del Espíritu Santo

En aquel tiempo, lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó Jesús: “Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiere revelar.”

Y volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: “¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que veis vosotros, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron.”

 

 

SANTORAL:

  • San Agerico3, San Alejandro Briant4, San Ansano5, Santa Blanca de Castilla, San Castriciano, San Domnolo, San Edmundo Campion, San Eloy, San Evasio, Santa Florencia, San Hildeberto, San Juan mártir, San Leoncio, San Nahúm, San Próculo de Narni, San Rodolfo Sherwin, San Rogato
    • Beato Antonio Bonfandi, Beato Carlos de Foucauld, Beato Casimiro Sykulski6, Beata Clementina Anuarite, Beato Juan Garbella de Vercelli, Beato Juan Beche, Beata Liduina Meneguzzi, Beata María Rosa de Jesús7, Beato Ricardo Langley.

 

San Eloy (588 – ca. 660), Obispo de Noyon, orfebre y acuñador, cumplió la función de ministro de hacienda para Dagoberto I. Nacido en Chaptelat (Lemosín) en el año 588 de padres galorromanos, el orfebre Eligio se convirtió en monetario de Clotario II y luego tesorero de Dagoberto I, antes de ser elegido obispo de Noyon en el 641. Fundador de un monasterio en Solignac y otro en París, acogió a Santa Godoberta como monja en Noyon. Se le recuerda por haber contribuido a la extinción de creencias propias de la cultura mediterránea a manos del cristianismo, al haber prohibido la veneración de las Trivias, deidades protectoras de las encrucijadas, que aún eran veneradas por el pueblo, en una tradición que se remontaba a la Antigua Grecia con el culto a la diosa Hécate, previa al panteón olímpico. Falleció en Noyon, en 660. Su vida fue relatada en latín por San Audoeno, contemporáneo suyo.
Es famoso por ser el santo patrón de plateros, orfebres, joyeros, herreros, metalúrgicos y numismáticos. Se festeja el 1 de diciembre.