Liturgia y santoral 1/7/16 VIERNES

FERIA
Amós 8, 4-6. 9-12
Enviaré hambre, no de pan, sino de escuchar la palabra del Señor
Escuchad esto, los que exprimís al pobre, despojáis a los miserables, diciendo: “¿Cuándo pasará la luna nueva, para vender el trigo, y el sábado, para ofrecer el grano?” Disminuís la medida, aumentáis el precio, usáis balanzas con trampa, compráis por dinero al pobre, al mísero por un par de sandalias, vendiendo hasta el salvado del trigo.
Aquel día -oráculo del Señor- haré ponerse el sol a mediodía, y en pleno día oscureceré la tierra. Cambiaré vuestras fiestas en luto, vuestros cantos en elegía; vestirá de saco toda cintura, quedará calva toda cabeza. Y habrá un llanto como por el hijo único, y será el final como día amargo.
Mirad que llegan días -oráculo del Señor- en que enviaré hambre a la tierra: no hambre de pan ni sed de agua, sino de escuchar la palabra del Señor. Irán vacilantes de oriente a occidente, de norte a sur; vagarán buscando la palabra del Señor, y no la encontrarán.
Salmo responsorial: 118
No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.
Dichoso el que, guardando sus preceptos, / lo busca de todo corazón. R.
Te busco de todo corazón, / no consientas que me desvíe de tus mandamientos. R.
Mi alma se consume, deseando / continuamente tus mandamientos. R.
Escogí el camino verdadero, / deseé tus mandamientos. R.
Mira cómo ansío tus decretos: / dame vida con tu justicia. R.
Abro la boca y respiro, / ansiando tus mandamientos. R.
Mateo 9, 9-13
No tienen necesidad de médico los sanos; misericordia quiero y no sacrificios
En aquel tiempo vio Jesús a un hombre llamado Mateo sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: “Sígueme”. El se levantó y lo siguió. Y estando en la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores, que habían acudido, se sentaron con Jesús y sus discípulos. Los fariseos, al verlo, preguntaron a los discípulos: “¿Cómo es que vuestro maestro come con publicanos y pecadores?” Jesús lo oyó y dijo: “No tienen necesidad de médico los sanos, sino los enfermos. Andad, aprended lo que significa “misericordia quiero y no sacrificios”: que no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores”.

SANTORAL:
Santos: Aarón (hermano de Moisés), Anastasio, Basilio, Domiciano, Cibardo, abades; Reina, virgen; Cayo, presbítero; Rumoldo, obispo y mártir; Casto, Secundino, Julio, Aarón, mártires; Justino Orona Madrigal y Atilano Cruz Maldonado, sacerdotes y mártires; Regina (Carolina), Simeón, Teobaldo, Teodorico, Tierry, Felices, confesores; Galo, Hilario, Arnoldo, Leoncio, Martín, obispos; Ester, reina.

Imagen
Aarón fue el hermano mayor de Moisés, sacerdote levita, y primer Sumo Sacerdote del pueblo de Israel. Se ha propuesto que vivió durante el siglo XIII a.E.C.2
Según la Biblia, Aarón era el primer hijo de Amram y Jocabed3 de la tribu de Leví, hermano mayor de Moisés4 y de Miriam.5 La narración bíblica añade que estaba casado con una mujer llamada Eliseba y que tuvieron cuatro hijos: Nadab, Abiú, Eleazar e Itamar. También se le considera fundador del sacerdocio judío.
Junto a Moisés condujo a los israelitas fuera de Egipto, al tiempo que le servía de traductor,6 por el problema de tartamudez de su hermano. Cuenta también la Biblia que un milagro se produjo con su vara,7 la cual floreció. Permitió a los israelitas que fundieran un becerro de oro para el culto idólatra (probablemente imitando al egipcio Apis o al toro sagrado de los cananeos) cuando estuvo en el desierto, sin la presencia de su hermano. Pertenecía a la tribu de Leví. Aarón aconsejó en muchas oportunidades a Moisés durante la travesía desde Egipto a la Tierra Prometida. En muchas ocasiones aplacó el genio apasionado de su hermano menor. Sin embargo, en algún momento demostró debilidad de carácter siendo amonestado por Moisés.
Según relata la Biblia murió a los 123 años8 en el monte Hor,9 lugar donde además entregó el sumo sacerdocio a su hijo Eleazar y confirmó el sacerdocio aarónico de Itamar. Los hijos mayores de Aarón, Nadav y Avihú, habían muerto abrasados por el fuego divino, luego de haber transgredido las estrictas leyes del sacerdocio.10
Según la tradición oral judía, era amante de la paz y se dice que, cuando dos personas estaban peleadas, les mentía a ambas, diciendo que la otra quería reconciliarse con ella