Liturgia y santoral 10/3/21 MIÉRCOLES

#coronavirgendolores2023

 

FERIA

Deuteronomio 4,1.5-9

Poned por obra los mandatos

Moisés habló al pueblo, diciendo: “Ahora, Israel, escucha los mandatos y decretos que yo os mando cumplir. Así viviréis y entraréis a tomar posesión de la tierra que el Señor, Dios de vuestros padres, os va a dar. Mirad, yo os enseño los mandatos y decretos que me mandó el Señor, mi Dios, para que los cumpláis en la tierra donde vais a entrar para tomar posesión de ella. Ponedlos por obra, que ellos son vuestra sabiduría y vuestra inteligencia a los ojos de los pueblos que, cuando tengan noticia de todos ellos, dirán: “Cierto que esta gran nación es un pueblo sabio e inteligente.”

Y, en efecto, ¿hay alguna nación tan grande que tenga los dioses tan cerca como lo está el Señor Dios de nosotros, siempre que lo invocamos? Y, ¿cuál es la gran nación, cuyos mandatos y decretos sean tan justos como toda esta ley que hoy os doy? Pero, cuidado, guárdate muy bien de olvidar los sucesos que vieron tus ojos, que no se aparten de tu memoria mientras vivas; cuéntaselos a tus hijos y nietos.”

 

Salmo responsorial: 147

Glorifica al Señor, Jerusalén.

Glorifica al Señor, Jerusalén; / alaba a tu Dios, Sión: / que ha reforzado los cerrojos de tus puertas, / y ha bendecido a tus hijos dentro de ti. R.

Él envía su mensaje a la tierra, / y su palabra corre veloz; / manda la nieve como lana, / esparce la escarcha como ceniza. R.

Anuncia su palabra a Jacob, / sus decretos y mandatos a Israel; / con ninguna nación obró así, / ni les dio a conocer sus mandatos. R.

 

Mateo 5,17-19

Quien cumpla y enseñe será grande

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “No creáis que he venido a abolir la Ley y los profetas: no he venido a abolir, sino a dar plenitud. Os aseguro que antes pasarán el cielo y la tierra que deje de cumplirse hasta la última letra o tilde de la Ley. El que se salte uno solo de los preceptos menos importantes, y se lo enseñe así a los hombres será el menos importante en el reino de los cielos. Pero quien los cumpla y enseñe será grande en el reino de los cielos.”

 

 

SANTORAL:

  •  San Átalo, San Droctoveo, San Juan de Mata, San Juan Ogilvie, San Macario de Jerusalén, Santa María Eugenia de Jesús, San Simplicio, San Víctor, mártir y los 40 mártires de Sebaste.
    • Beato Elías del Socorro Nieves del Castillo, Beato Juan de Vallumbrosa.

 

 

San Macario I de Jerusalén († hacia 335), fue el último obispo de Aelia Capitolina y primer arzobispo griego de Jerusalén aproximadamente entre 314 y 333. Se le atribuye su participación en el descubrimiento de las reliquias de la Santa Cruz junto con Santa Elena y la coordinación de la construcción la primera Iglesia del Santo Sepulcro mandada construir por el emperador Constantino.
Macario nació probablemente hacia el año 250, se distinguió por su elocuencia. Sucedió a Hermón en la sede de Jerusalén y durante su episcopado, tuvo que enfrentarse a la herejía arriana, que ya causaba un profundo cisma en la iglesia oriental, a la cual combatió con ahínco durante el primer Concilio de Nicea, en el cual defendió la creencia en el “descendimiento a los infiernos” y su nombre encabeza la lista de los obispos palestinos firmantes de las actas de dicho sínodo.
Por otro lado, según fuentes contemporáneas (Eusebio de Cesarea y san Atanasio) mencionan que en este concilio, se dieron los primeros altercados sobre la preeminencia que la sede de Jerusalén debía tener sobre la de Cesarea, por ser el lugar en donde sucedieron los hechos de la vida, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo; tesis defendida por Macario (y por sus sucesores), lo que culminó con el reconocimiento de esta sede con el título de arzobispado, aunque dejándola aún bajo la jurisdicción del obispo de Cesarea (hasta 451).
Conforme testifica Eusebio, después del concilio, Macario fue el encargado por el gobierno imperial, para la búsqueda e identificación de las reliquias existentes en la ciudad, lo que llevó al descubrimiento de la Vera Cruz y la posterior construcción, a gran escala, de los primeros templos cristianos sobre estos antiguos lugares de culto, entre ellos: la Basílica del Santo Sepulcro, la iglesia del Cenáculo, entre otras. Macario de Jerusalén murió en 333 y fue sucedido por Máximo III y es reconocido como santo por las iglesias católica y ortodoxa; su fiesta: 10 de marzo.

 

Coronación  Canónica de la Virgen de los Dolores 2023

¡¡¡REINA Y MADRE DE MISERICORDIA!!!