Liturgia y santoral 10/6/16 VIERNES

FERIA
1Reyes 19, 9a. 11-16
Ponte de pie en el monte ante el Señor
En aquellos días, cuando Elías llegó a Horeb, el monte de Dios, se metió en una cueva donde pasó la noche. El Señor le dijo: “Sal y ponte de pie en el monte ante el Señor. ¡El Señor va a pasar!”
Vino un huracán tan violento que descuajaba los montes y hacía trizas las peñas delante del Señor; pero el Señor no estaba en el viento.
Después del viento, vino un terremoto; pero el Señor no estaba en el terremoto. Después del terremoto, vino un fuego; pero el Señor no estaba en el fuego.
Después del fuego, se oyó una brisa tenue; al sentirla, Elías se tapó el rostro con el manto, salió afuera y se puso en pie a la entrada de la cueva.
Entonces oyó una voz que le decía: “¿Qué haces, aquí, Elías?”
Respondió: “Me consume el celo por el Señor, Dios de los ejércitos, porque los israelitas han abandonado tu alianza, han derruido tus altares y asesinado a tus profetas; sólo quedo yo, y me buscan para matarme.”
El Señor dijo: “Desanda tu camino hacia el desierto de Damasco y, cuando llegues, unge rey de Siria a Jazael, rey de Israel a Jehú, hijo de Nimsí, y profeta sucesor tuyo a Eliseo, hijo de Safat, de Prado Bailén.”
Salmo responsorial: 26
Tu rostro buscaré, Señor.
Escúchame, Señor, que te llamo; / ten piedad, respóndeme. / Oigo en mi corazón: “Buscad mi rostro.” R.
Tu rostro buscaré, Señor, / no me escondas tu rostro. / No rechaces con ira a tu siervo, / que tú eres mi auxilio; no me deseches. R.
Espero gozar de la dicha del Señor / en el país de la vida. / Espera en el Señor, sé valiente, / ten ánimo, espera en el Señor. R.
Mateo 5, 27-32
El que mira a una mujer casada deseándola, ya ha sido adúltero
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Habéis oído el mandamiento “no cometerás adulterio”. Pues yo os digo: El que mira a una mujer casada deseándola, ya ha sido adúltero con ella en su interior.
Si tu ojo derecho te hace caer, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en el infierno.
Si tu mano derecha te hace caer, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero al infierno.
Está mandado: “El que se divorcie de su mujer, excepto en caso de impureza, la induce al adulterio, y el que se case con la divorciada comete adulterio.”

SANTORAL:
Santos: Timoteo, Máximo, Asterio, Alejandro, Aureliano, Bardón, obispos; Blanco, Basílides, Mandalo, Diosdado, Arecio, Rogato, mártires; Críspulo, Restituto, Zacarías, Getulio, Cereal, Amancio, Primitivo, Trípodes, Benjamín, Félix, Victoriano, diáconos; Maurino, abad; Juan Dominici, cardenal; Oliva, virgen y mártir

Imagen
Juan Dominici, cardenal († 1420)
Paula y Domingo se llamaban sus buenos padres; eran cristianos excelentes, piadosos, pobres y muy conocidos por su honradez. Juan pidió ser admitido en el convento en Santa María Nova y lo rechazaron; las malas lenguas chismosas, confundiendo las cosas por pensar que el dinero es el talismán que abre todas las puertas, ya dijeron que preveían el fracaso porque la familia no tenía más bienes económicos que los del trabajo diario. Siempre hubo gente así; pero en este caso estaban del todo equivocados. La razón última del rechazo a aquella solicitud fue que los frailes aquellos consideraron al sujeto lo menos propio para un convento de dominicos; Juan no había acudido cuando niño a las escuelas por tener que arrimar el hombro en la casa de los padres: era ignorante y, además, tartamudo. Lo intentó una segunda vez y la insistencia hizo que los frailes pasaran por alto las dificultades y probaran sacar algo del joven de aspecto rudo y torpeza en el decir.Tanto empeño y tanta vocación hicieron de Juan todo un fraile en el convento. Su noviciado fue un encuentro de la gracia de Dios y su cooperación; el silencio, la oración y su esfuerzo le hicieron aprovechar bien el tiempo durante el noviciado que le aseguró en su piedad sólida, le adiestró en la obediencia y le consiguió un adelantamiento poco común en las ciencias. Goza de un talante natural simpático, agradable y servicial. Se dio a conocer, sobre todo, por la austeridad de su vida y el espíritu de penitencia. Además es artista; dedica tiempo a pintar en los libros, miniaturizando, con dibujos exquisitos, escenas de la vida de Jesús.
Corona su esfuerzo con la ordenación sacerdotal. Ya puede dar marcha a su celo por el sacrificio y por el ministerio de la predicación; pero, desgraciadamente, dada su dificultad en la expresión, los sermones le salen torpes y ridículos. Se siente curado de la torpeza en la dicción en Siena, cuando –lleno de tristeza– pide por amor a Dios la curación a santa Catalina. Obtenida, es un ciclón con las palabras que le salen ágiles y expeditas. Siena, Florencia, Venecia y muchas ciudades y villas de Italia le escuchan con fruición no exenta de rencores y amenazas porque lo que predica es la renovación de la vida cristiana y eso no siempre gustó.
Le obsesiona la idea de renovar los conventos. Su Orden está relajada como tantas otras. Son tiempos malos. La peste de 1384 ha asolado los monasterios; en el suyo de Santa María murieron en cuatro meses setenta de sus frailes; el resto no se encontraba con fuerzas para vivir en el rigor primero de la Orden. Lo eligen prior de los conventos de Santo Domingo de Venecia, Città di Castello, el de Fabriano y otros que ansían la reforma; es también vicario general de todos los conventos observantes del estado de Venecia. Pero, a pesar de su buen hacer, Juan se percata de que el futuro estaba en la juventud y a ella se dedicó fundando un noviciado en Cortona; ahora sí se podrían poner las piedras clave donde los jóvenes pudieran apoyar el espíritu que no quiere saber de improvisaciones. También las religiosas, sus hermanas, se benefician de la reforma en los conventos femeninos del Corpus Domini y San Pedro Mártir, de Florencia, donde su madre terminó sus días.
Casi podría decirse que ya fue bastante importante, por su firmeza y proyección, la obra de este predicador y reformador dominico que antes fue tartamudo y se hacía notar por su poca finura. Pero el santo se alegra y sufre con las alegrías y sufrimientos de la Iglesia. Y eso le llevó a la entrega más incondicional para el bien general. No supo ni quiso permanecer al margen de los gravísimos problemas que tenía en su tiempo el universo mundo católico, interviniendo muy directamente en su solución trabajando con todas sus fuerzas.
Papas y antipapas, concilios y elecciones inválidas. Pisa y Constanza. Tres tiaras a un tiempo. Confusión y desorden con desorientación, apostasías y relajos. Era una pena. Tantos años, tantos apegos, tantos sufrimientos, tanta desunión, tan gran mal. Él se puso a rezar y a hacer y a hablar con unos y con otros, y a hacer gestiones y a conseguir compromisos y… obispo y cardenal ya, inicia gestiones al más alto nivel. Tres renuncias de papas y antipapas obtuvo para poder elegir al nuevo Sumo Pontífice, que devolviera a la Iglesia la unidad y la paz y que fue Martín V. Resultó un trabajo intensísimo y bien hecho para utilidad de la Iglesia exento de las actitudes propias de los «trepas» que intentan por encima de todo escalar puestos mirando su bien personal o ampliar las esferas de influencia y poder, casi siempre hermanadas con afán de lucro. De hecho, al leer la renuncia pública del verdadero papa Gregorio XII, él mismo se despojó ante los presentes de sus insignias cardenalicias, en señal de renuncia al cardenalato, yéndose a ocupar un sitio entre los obispos, con lo que se ponía de manifiesto la ausencia de toda intención de medrar. Si en otro tiempo aceptó la ordenación episcopal y el cardenalato contra su voluntad fue para estar capacitado a entrar en el círculo de la cúpula jerárquica y trabajar por la unidad. No se limitó a contemplar o a quejarse de los males; quiso «complicarse» la vida con todo un compromiso personal. Es lo propio de los santos. Aún tuvo tiempo para ser legado apostólico en las tierras de Hungría y Bohemia.
Murió humilde y santamente el 10 de junio de 1420