Liturgia y santoral 18/1/20 ML: SANTA MARÍA EN SÁBADO

Memoria libre: SANTA MARÍA EN SÁBADO

1Samuel 9, 1-19

Ese es el hombre de quien habló el Señor; Saúl regirá a su pueblo

Había un hombre de Loma de Benjamín, llamado Quis, hijo de Abiel, de Seror, de Becorá, de Afiaj, benjaminita, de buena posición. Tenía un hijo que se llamaba Saúl, un mozo bien plantado; era el israelita más alto: sobresalía por encima de todos, de los hombros arriba. A su padre, Quis, se le habían extraviado unas burras, y dijo a su hijo Saúl: “Llévate a uno de los criados y vete a buscar las burras”.

Cruzaron la serranía de Efraím y atravesaron la comarca de Salisá, pero no las encontraron. Atravesaron la comarca de Saalín, y nada. Atravesaron la comarca de Benjamín, y tampoco. Cuando Samuel vio a Saúl, el Señor le avisó: “Ese es el hombre de quien te hablé; ése regirá a mi pueblo. Saúl se acercó a Samuel en medio de la entrada y le dijo: “Haga el favor de decirme dónde está la casa del vidente”. Samuel respondió: “Yo soy el vidente. Sube delante de mí al altozano; hoy coméis conmigo, y mañana te dejaré marchar y te diré todo lo que piensas”. Tomó la aceitera, derramó aceite sobre la cabeza de Saúl y lo besó, diciendo: “¡El Señor te unge como jefe de su heredad! Tú regirás al pueblo del Señor y le librarás de la mano de los enemigos que lo rodean”.

 

Salmo responsorial: 20

Señor, el rey se alegra / por tu fuerza.

¡Señor, el rey se alegra por tu fuerza, y cuánto goza con tu victoria! Le has concedido el deseo de su corazón, no le has negado lo que pedían sus labios. R.

Te adelantaste a bendecirlo con el éxito, y has puesto en su cabeza una corona de oro fino. Te pidió vida y se la has concedido, años que se prolongan sin término. R.

 

Marcos 2, 13-17

No he venido a llamar justos, sino pecadores

En aquel tiempo, Jesús salió de nuevo a la orilla del lago; la gente acudía a él y les enseñaba. Al pasar vio a Leví, el de Alfeo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: “Sígueme”. Se levantó y lo siguió. Estando Jesús a la mesa en su casa, de entre los muchos que lo seguían, un grupo de recaudadores y otra gente de mala fama se sentaron con Jesús y sus discípulos. Algunos letrados fariseos, al ver que comía con recaudadores y otra gente de mala fama, les dijeron a los discípulos: “¡De modo que come con recaudadores y pecadores!”

Jesús lo oyó y les dijo: “No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar justos, sino pecadores”.

 

 

SANTORAL:

  • San Deicolo, San Jaime Hilario Barbal, Santa Margarita de Hungría, Santa Prisca, San Volusiano.
    • Beato Andrés de Peschiera Grego, Beata Beatriz II de Este, Beata Cristina Ciccarelli, Beato Facio, Beata María Teresa Fasce, Beata Regina Protmann.

 

Santa Margarita de Hungría, virgen
La vida de santa Margarita es particularmente interesante, ya que poseemos, por fortuna excepcional, una copia completa de los testimonios de su proceso de beatificación, que comenzó menos de siete años después de su muerte. No hay duda ninguna de que fue hija de Bela IV, rey de Hungría y campeón de la cristiandad, cuando las hordas de los tártaros amenazaban acabar con la Europa Central. El noble linaje de Margarita hace resaltar todavía más los detalles de su extraordinaria vida de abnegación. La Orden de Santo Domingo, a la que Bela y su esposa, la reina María Lascaris, favorecieron mucho, tuvo por otra parte buen cuidado de guardar memoria de una de sus primeras y más ilustres hijas. Pero quien se tome el trabajo de leer los testimonios que dieron unas cincuenta de sus compañeras acerca de la mortificación y caridad de Margarita, quedará plenamente convencido de que su valor en la lucha contra el mundo y la carne no podían menos que ejercer una profunda influencia en quienes la rodeaban. Se ha descrito a Bela IV como «el último genio de la Casa de Árpád»; si la determinación tiene una influencia real en la historia, las cualidades de Margarita prueban que ella había heredado no poco del genio de su padre.
Margarita nació cuando Hungría, acosada por sus enemigos, atravesaba por momentos difíciles, y se cuenta que los padres de la niña prometieron consagrarla a Dios, si éste les concedía la victoria. Sus oraciones fueron oídas, y Margarita, a los tres años de edad, fue confiada al convento de las religiosas de Santo Domingo, de Veszprem. Poco después, Bela y su esposa construyeron un convento en una isla del Danubio, cerca de Budapest, donde Margarita, a los doce años de edad, hizo profesión ante el beato Humberto de Romans. Por terribles que sean los detalles sobre el ansia de penitencia de la joven, y sobre su decisión de vencer todas las repugnancias de la naturaleza, la cantidad de los testigos hace imposible poner en duda su autenticidad. Margarita parece haber sido excepcionalmente bella; la mejor prueba de ello es que el rey Ottokar de Bohemia aspiró a su mano, después de haberla visto con hábitos de religiosa. Indudablemente que hubiera sido fácil obtener la dispensa de Roma, y Bela se inclinaba a ello por razones políticas; pero Margarita declaró que estaba dispuesta a arrancarse la nariz y los labios, antes de abandonar el claustro. A juzgar por los testimonios de sus hermanas sobre la energía de su carácter y sobre su valor, no se puede dudar de que la santa habría cumplido su promesa.
La mayoría de las religiosas en aquel convento del Danubio pertenecían a la nobleza, y trataban a la princesa Margarita con especial consideración. Ella, al advertirlo, reaccionó en forma exagerada: en toda ocasión escogía los trabajos más humildes, repugnantes y fatigosos. Su caridad y ternura con los enfermos que padecían los males más repulsivos, eran extraordinarias. Pero será necesario omitir detalles, porque el lector moderno no tiene paciencia para oírlos todos. Margarita tenía una profunda simpatía por los pobres. Varios de sus actos dejan la impresión de que el amor a Dios y el deseo de inmolación de Margarita, no carecían de cierto elemento de obstinación. Sin duda que la salud y aun la virtud de la santa habrían ganado, con su superior o un confesor capaz de dirigirla realmente; pero era casi inevitable que los superiores de Margarita la dejasen proceder libremente, dado que era la hija del rey, a quien el convento le debía todo.
Por lo demás, el relato que hicieron las hermanas de Margarita sobre ella, no carece de pormenores humanos y agradables. La sacristana cuenta que Margarita le acariciaba la mano y le prodigaba todos los halagos posibles para que dejase abierta la puerta de la capilla durante la noche, a fin de pasar ante el Santísimo Sacramento las horas que habría debido consagrar al descanso. Margarita tenía una confianza ilimitada en la oración, y sus peticiones a Dios tenían algo de imperioso. Varias religiosas narran un incidente acaecido cuando la santa tenía apenas diez años: dos frailes dominicos habían ido de visita al convento, y Margarita les rogó que prolongasen su estancia. Ellos replicaron que debían partir inmediatamente, pero la niña dijo: «Yo voy a obtener de Dios que haga llover en tal forma, que no podréis iros». Aunque los frailes aseguraron que no había lluvia capaz de detenerles, Margarita se dirigió a la capilla a orar y la tormenta que se desató en seguida fue tan violenta que impidió que los buenos frailes partieran de Veszprem. Esto recuerda el famoso incidente de santa Escolástica y san Benito. Y no es necesario suponer una intervención sobrenatural; pero las compañeras de santa Margarita atestiguaron bajo juramento tantos casos del mismo tipo, que resulta difícil atribuirlos todos a simples coincidencias. Aunque los testigos hablaron de muchos éxtasis y milagros, hay en sus declaraciones un tono de moderación que inspira confianza. Casi todos los testigos contaron que las oraciones de Margarita habían salvado a una sirvienta que se había caído en un pozo. La misma sirvienta, llamada Inés, dio testimonio de ello. Cuando le preguntaron los jueces qué sabía de la santa, Inés se contentó con responder: «era buena, santa y edificante, y se mostraba más humilde que nosotras las sirvientas». Por lo que toca al accidente, Inés contó que la noche era tan oscura, que «si alguien la hubiese abofeteado, no habría podido identificarle», y que la boca del pozo estaba descubierta y sin travesaño, por lo que cayó hasta el fondo. Por tres veces salió a la superficie del agua hasta que consiguió asirse a la pared y más tarde le echaron una cuerda y la sacaron.
Es indudable que Margarita acortó su vida con sus penitencias. Al fin de cada cuaresma, el ayuno y la falta de sueño la reducían a un estado lamentable. Un Viernes Santo llevó su indiscreción al colmo, lavando los píes no sólo de las setenta religiosas de coro del convento, según el privilegio que le correspondía como a hija del fundador, sino también de todas las sirvientas. Para enjugar los pies empleó su propio velo. A pesar de la fatiga consiguiente para una mujer que no había comido ni dormido en mucho tiempo, se quejó a sus hermanas de que aquel Viernes Santo había sido el día más corto del año, pues no habían tenido tiempo de orar ni de practicar todas las penitencias que hubiese deseado. La fecha de la muerte de la santa parece haber sido el 18 de enero de 1270, cuando ésta no tenía sino veintiocho años. El proceso de beatificación, al que nos hemos referido, no se terminó nunca, pero el culto a Margarita fue aprobado en 1789. La canonización tuvo lugar en 1943

2020-01-18 00:00:01