Liturgia y santoral 20/10/13 XXIX DOMINGO ORDINARIO

XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
– Ex 17, 8-13. Mientras Moisés tenía en alto la mano, vencía Israel.
– Sal 120. R. El auxilio me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra.
– 2Tim 3, 14-4, 2. El hombre de Dios estará perfectamente preparado para toda obra buena.
– Lc 18, 1-8. Dios hará justicia a sus elegidos que claman ante él
En aquel tiempo, Jesús, para explicar a sus discípulos cómo tenían que orar siempre sin desanimarse, les propuso esta parábola: -«Había un juez en una ciudad que ni temía a Dios ni le importaban los hombres. En la misma ciudad habla una viuda que solía ir a decirle: “Hazme justicia frente a mi adversario.” Por algún tiempo se negó, pero después se dijo: “Aunque ni temo a Dios ni me importan los hombres, corno esta viuda me está fastidiando, le haré justicia, no vaya a acabar pegándome en la cara. “» Y el Señor añadió: -«Fijaos en lo que dice el juez injusto; pues Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos que le gritan día y noche?; ¿o les dará largas? Os digo que les hará justicia sin tardar. Pero, cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?»

SANTORAL:
Santos: Aca, Artemio, Basilio, Somancio, Vidal, obispos; Feliciano, Fintán, Irene, Edano, Eutiquio, Caprasio, Bradan, Orora, Máximo, Eutiquio, Promaco, Lucio, Marcelino, Berniago, Decio, Zósimo, Jenaro, Dorotea, Susima, Jenara, mártires; Marta y Saula, vírgenes y mártires; Agrícola, Sindulfo, Aderaldo, confesores; Daniel, monje; Honorio, abad; Matrona, santa; Adelina, abadesa.

Imagen
Honorio, abad (s. VI ?)
Fregenal de la Sierra (Badajoz) remonta sus orígenes hacia el 580 antes de Cristo, cuando la poblaron los celtas de la Lusitania, llamándola Nertóbriga. Inscripciones romanas confirman la presencia del Nuevo Imperio del Lacio. Fue sede episcopal, que en el reinado de Wamba ya había sido extinguida. Después fue villa de los templarios con su castillo como plaza fuerte y con las encomiendas de Higuera y Bodonal.
Uno de los cuatro santos que figuran en su historia cristiana fue san Honorio, abad. En una lápida hallada en la ermita de San Miguel se lee la siguiente inscripción: “In nomine Domini respicis augustum praeciosa rupe sepulcrum. Hospitium Beatissimi Honorii abbatis caelestia tenentis regna. In saecula saeculorum amen. Hic tumullus Honorii abbatis”.
Así, sabemos de su vida ejemplar, de sus oraciones y penitencias, del testimonio ante los cristianos de la primera época. Nos queda el deseo de darle a Dios, siguiendo sus pasos, lo mejor de nuestro tiempo.