Liturgia y santoral 24/11/13 Solemn: CRISTO REY

Solemnidad: JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO
– 2Sam 5, 1-3. Ungieron a David como rey de Israel.
– Sal 121. R. Vamos alegres a la casa del Señor.
– Col 1, 12-20. Nos ha trasladado al reino del Hijo de su Amor.
– Lc 23, 35-43. Señor, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino
En aquel tiempo, las autoridades hacían muecas a Jesús, diciendo: “A otros ha salvado; que se salve a sí mismo, si él es el Mesías de Dios, el Elegido.” Se burlaban de él también los soldados, ofreciéndole vinagre y diciendo: “Si eres tú el rey de los judíos, sálvate a ti mismo.” Había encima un letrero en escritura griega, latina y hebrea: “Éste es el rey de los judíos.” Uno de los malhechores crucificados lo insultaba, diciendo: “¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti mismo y a nosotros.” Pero el otro lo increpaba: “¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en el mismo suplicio? Y lo nuestro es justo, porque recibirnos el pago de lo que hicimos; en cambio, éste no ha faltado en nada.” Y decía: “Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino.” Jesús le respondió: “Te lo aseguro: hoy estarás conmigo en el paraíso.”

SANTORAL:
Santos: Andrés Kim, Dung-Lac y compañeros mártires de Corea, Crisógono, Alejandro, Flora y María, Fermina, Crescenciano, Felicísimo, mártires; Bálsamo, Porciano, abades; Hermógenes, Colman, Flaviano, Hoardón, Protasio, Leonino, obispos; Menefreda, virgen; Marino, monje; Román, presbítero.

Imagen
Cristo Rey, Christus Rex en latín, es uno de los nombres de Jesús que procede de las Escrituras.
El título de Rey aplicado a Cristo se encuentra de diferentes formas en la Escritura: Rey de los siglos, Rey de Israel, Rey de los Judíos, Rey de Reyes, Rey de los santos y Soberano de los reyes de la Tierra.
Pilato redactó y mandó poner en la cruz la inscripción INRI acrónimo de de la frase latina IESVS NAZARENVS REX IVDAEORVM, la cual se traduce al español como: “Jesús de Nazaret, Rey de los Judíos”.
La ideología sobre el reinado de Cristo se expone en la encíclica Quas Primas del papa Pío XI publicada en 1925. De esta encíclica se ha dicho que es “posiblemente una de las peor entendidas y de las más ignoradas de todos los tiempos”. La encíclica cita a San Cirilo de Alejandría, haciendo notar que el reinado de Cristo no se obtiene con violencia: “Posee Cristo soberanía sobre todas las criaturas, no arrancada por fuerza ni quitada a nadie, sino en virtud de su misma esencia y naturaleza”
El Papa Benedicto XVI ha señalado, como hizo su predecesor Juan Pablo II, que el reinado de Cristo no se basa en el “poder humano” sino por el amor y el servicio a los otros