Liturgia y santoral 28/3/14 VIERNES

FERIA
– Os 14, 2-10. No volveremos a llamar Dios a la obra de nuestras manos.
– Sal 80. R. Yo soy el Señor, Dios tuyo: escucha mi voz.
– Mc 12, 28b-34. El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y lo amarás.
28 Acercóse uno de los escribas que les había oído y, viendo que les había respondido muy bien, le preguntó: «¿Cuál es el primero de todos los mandamientos?»
29 Jesús le contestó: «El primero es: Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor,
30 y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas.
31 El segundo es: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No existe otro mandamiento mayor que éstos.»
32 Le dijo el escriba: «Muy bien, Maestro; tienes razón al decir que El es único y que no hay otro fuera de El,
33 y amarle con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a si mismo vale más que todos los holocaustos y sacrificios.»
34 Y Jesús, viendo que le había contestado con sensatez, le dijo: «No estás lejos del Reino de Dios.» Y nadie más se atrevía ya a hacerle preguntas.

SANTORAL:
Santos: Esperanza (o Spe), abad; Sixto III, papa; Gontrán, rey; Proco, Malco, Alejandro, Cástor, Teodora, Doroteo, Rogato, Suceso, mártires; Gundelinda (Güendolina), abadesa; Esiquio, confesor.

Imagen
Sixto III, (* Roma, ¿? – † 18 de agosto de 440). Papa n.º 44 de la Iglesia católica de 432 a 440.
Nacido en el seno de la familia Colonna pronto se convertiría en un miembro influyente en el entorno de los papas Zósimo, Bonifacio I y Celestino I a pesar de que en su juventud se sintiera atraído por las doctrinas pelagianistas, aunque parece ser que volvió a la ortodoxia gracias a su correspondencia con San Agustín.
Su pontificado iniciado tras el Concilio de Éfeso, celebrado en 431, estuvo marcado por el nestorianismo, doctrina que junto al pelagianismo, había sido condenada en el mismo. Y ello debido a que, al mostrarse el pontífice conciliador con Nestorio, provocó que fuera acusado de abrazar sus postulados. Sixto, para rebatir dichas acusaciones hizo reconstruir la basílica de Santa María la Mayor, que al dedicarla a María como madre de Dios, suponía su aceptación del título de Theotokos que el concilio de Éfeso había otorgado a María en contra de las doctrinas nestorianas que sólo le otorgaban el título de Khristotokos (madre de Jesús).
Asimismo veló por la conservación de los derechos de la Santa Sede al confirmar que Iliria dependía eclesiáticamente de la diócesis de Tesalónica y no de la de Constantinopla como pretendía el patriarca de dicha ciudad.
Restauró en Roma las basílicas de Santa Sabina en el monte Aventino y San Lorenzo Extramuros.
Uno de sus principales logros fue restaurar la paz entre Cirilo de Alejandría y los sirios.
Falleció el 18 de agosto de 440 siendo enterrado en San Lorenzo Extramuros.