Liturgia y santoral 4/4/14 VIERNES

FERIA
– Sab 2, 1a. 12-22. Lo condenaremos a muerte ignominiosa.
– Sal 33. R. El Señor está cerca de los atribulados.
– Jn 7, 1-2. 10. 25-30. Intentaban agarrarlo, pero todavía no había llegado su hora

1 Después de esto, Jesús andaba por Galilea, y no podía andar por Judea, porque los judíos buscaban matarle.
2 Pero se acercaba la fiesta judía de las Tiendas.
10 Pero después que sus hermanos subieron a la fiesta, entonces él también subió no manifiestamente, sino de incógnito.
25 Decían algunos de los de Jerusalén: «¿No es a ése a quien quieren matar?
26 Mirad cómo habla con toda libertad y no le dicen nada. ¿Habrán reconocido de veras las autoridades que este es el Cristo?
27 Pero éste sabemos de dónde es, mientras que, cuando venga el Cristo, nadie sabrá de dónde es.»
28 Gritó, pues, Jesús, enseñando en el Templo y diciendo: «Me conocéis a mí y sabéis de dónde soy. Pero yo no he venido por mi cuenta; sino que verdaderamente me envía el que me envía; pero vosotros no le conocéis.
29 Yo le conozco, porque vengo de él y él es el que me ha enviado.»
30 Querían, pues, detenerle, pero nadie le echó mano, porque todavía no había llegado su hora.

SANTORAL:
Santos: Benito «el Negro» de Palermo, Platón, monjes; Agatópode, Teódulo, mártires; Víctor, Ecio, obispos y mártires; Zósimo, Teonás, anacoretas; Teodora, virgen; Jorge, eremita; Aleth, madre de san Bernardo.

Imagen
San Platón, monje de Constantinopla, nació en 734. Habiendo perdido a sus padres desde niño, se educó con un tío, que era tesorero del palacio imperial. Manifestó una gran capacidad para los negocios, lo mismo que para las letras. Todo le prometía un gran porvenir en la corte, cuando a la edad de veinte años repartió todos sus bienes a los pobres y se fue a vivir en un monasterio que había en la cima del monte Olimpo. No tardó en ser abad, y más tarde fue llamado para gobernar un monasterio de Constantinopla. En una época de corrupción, su voz se levantó con una energía sobrehumana en las iglesias y en los pórticos de los palacios. Fue encarcelado por haberse opuesto al divorcio de Constantino Coprónimo, que en 789 abandonó a su esposa legitima; fue desterrado por protestar contra las arbitrariedades del emperador Nicéforo en cosas religiosas. Rechazó humildemente su nombramiento de Obispo de Nicomedia. Murió santamente en su retiro de religioso, en el año 813, casi octogenario