Liturgia y santoral 9/11/16 Fiesta: DEDICACIÓN BASÍLICA LETRAN

Fiesta: DEDICACIÓN BASÍLICA LETRAN
– Ez 47,1-2.8-9.12. Vi que manaba agua del lado derecho del tem¬plo, y habrá vida dondequiera que llegue la corriente.
o bien: 1 Co 3,9c-11.16-17. Sois templo de Dios.
– Sal 45. R. El correr de las acequias alegra la ciudad de Dios, el Altísimo consagra su morada.
Jn 2,13-22. Hablaba del templo de su cuerpo
En aquel tiempo, 13 se acercaba la Pascua de los judíos y Jesús subió a Jerusalén. 14 Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; 15 y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; 16 y a los que vendían palomas les dijo:
– Quitad esto de aquí: no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre.
17 Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: «El celo de tu casa me devora».
18 Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron:
– ¿Qué signos nos muestras para obrar así?
19 Jesús contestó:
– Destruid este templo y en tres días lo levantaré.
20 Los judíos replicaron:
– Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?
21 Pero él hablaba del templo de su cuerpo. 22 Y cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de lo que había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús

SANTORAL:
Teodoro, Orestes y Alejandro, mártires; Maturino, presbítero; Benigno, Vitón, Ursino y Agripino, obispos; Eustolia y Sópatra, vírgenes.

Imagen
DEDICACIÓN DE LA BASÍLICA LATERANENSE
La basílica de Letrán es la catedral del Papa como obispo de Roma. Fue erigida por el emperador Constantino, hacia el año 330, durante aquellos pocos años de euforia que conoció la Iglesia al salir de la gran persecución, antes de padecer los embates del arrianismo, que negaba la divinidad de Jesucristo. Se vieron entonces surgir por todos los pueblos iglesias, hacia las que convergían gozosas las muchedumbres para celebrar su dedicación. La basílica de Letrán vio desarrollarse, a lo largo de dieciséis siglos, muchos acontecimientos. Ante todo, conviene recordar aquellas noches pascuales de los siglos IV y V, cuando los romanos se fueron agregando por millares al cuerpo de Cristo, recibiendo el bautismo y la confirmación en el baptisterio, y celebrando la Eucaristía pascual en la basílica. Hoy día, el Papa celebra en Letrán la misa de la tarde del jueves santo, en el transcurso de la cual renueva el gesto de Cristo de lavar los pies a sus discípulos.
El sucesor de Pedro es, al mismo tiempo, obispo de Roma y obispo de la Iglesia católica. Ambos ministerios son inseparables. Por esta razón, todas las Iglesias de rito romano diseminadas a través del mundo tienen como cosa propia el celebrar el misterio de la única Iglesia de Cristo en la fiesta de la dedicación de la catedral de Roma