Liturgia y santoral 9/12/16 ML: S. JUAN DIEGO CUACH

Memoria libre: SAN JUAN DIEGO CUACHTLATOATZIN
Isaías 48,17-19
Si hubieras atendido a mis mandatos
Así dice el Señor, tu redentor, el Santo de Israel: “Yo, el Señor, tu Dios, te enseño para tu bien, te guío por el camino que sigues. Si hubieras atendido a mis mandatos, sería tu paz como un río, tu justicia como las olas del mar; tu progenie sería como arena, como sus granos, los vástagos de tus entrañas; tu nombre no sería aniquilado ni destruido ante mí.”
Salmo responsorial: 1
El que te sigue, Señor, tendrá la luz de la vida.
Dichoso el hombre / que no sigue el consejo de los impíos, / ni entra por la senda de los pecadores, / ni se sienta en la reunión de los cínicos; / sino que su gozo es la ley del Señor, / y medita su ley día y noche. R.
Será como un árbol / plantado al borde de la acequia: / da fruto en su sazón / y no se marchitan sus hojas; / y cuanto emprende tiene buen fin. R.
No así los impíos, no así; / serán paja que arrebata el viento. / Porque el Señor protege el camino de los justos, / pero el camino de los impíos acaba mal. R.
Mateo 11,16-19
No escuchan ni a Juan ni al Hijo del hombre
En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: “¿A quién se parece esta generación? Se parece a los niños sentados en la plaza, que gritan a otros: “Hemos tocado la flauta, y no habéis bailado; hemos cantado lamentaciones, y no habéis llorado.” Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dicen: “Tiene un demonio.” Vino el Hijo del hombre, que come y bebe, y dicen: “Ahí tenéis a un comilón y borracho, amigo de publicanos y pecadores.” Pero los hechos dan razón a la sabiduría de Dios.”

SANTORAL:
Santos: Leocadia, Casaria, Valeria, Gorgonia, vírgenes; Daniel, Julián, Próculo, Severo, Siro, Restituto, Victor, obispos; Aumonio, Basilio, Eusebio, Basiano, Primitivo, Mirón, Lucio, mártires; Balda, abadesa; Cipriano, abad; Ulrico, eremita; Pedro Furier, fundador.

Imagen
Juan Diego Cuauhtlatoatzin (Juan Diego “El que habla como un águila”) o San Juan Diego fue el primer indígena de América Latina (9 de diciembre 1474 – 30 de mayo 1548) que, según la tradición católica en México, presenció la aparición de la Virgen de Guadalupe en 1531. Fue canonizado en 2002 por el papa Juan Pablo II.